miércoles, 30 de abril de 2014

FOTOGRAFIAS PROHIBIDAS


Como todos los jueves la pandilla de amigos salíamos de fiesta. La única diferencia era que ese día las calles estarían llenas de gente de todas las edades y de un montón de turistas. Las procesiones con sus pasos y miles de cofrades, son una gran atracción en Valladolid todos los años, además esta vez hacía por fin buen tiempo, los últimos años la Semana Santa había estado marcada por el frio y la lluvia.
En estas fechas los hoteles se llenan, el ambiente es agobiante, no hay forma de comerse un pincho o tomarse ya que todo está a reventar. Por eso habíamos quedado en el pueblo donde vivimos, para empezar con unos vinos y unas tapas.

Unas horas antes de salir estaba trabajando, siempre me toca la mañana del jueves Santo, cada año es lo mismo, solo tenemos mantenimientos preventivos en la fábrica pero termino agotado de andar de un lado para otro. Al llegar a casa estaba fundido, no tenía ni hambre, me tiro en la cama directamente y al despertar ya es de noche. Me pego una buena ducha después de afeitarme y rebusco en el armario; unos vaqueros con una camisa negra, que me queda genial, unos zapatos cómodos y al bar donde hemos quedado.
Llego como casi siempre el último, pero esta vez antes de la hora acordada así no pueden echarme en cara que si soy un pesado, que si tardo un siglo en arreglarme, ni que siempre cenamos tarde por mi culpa. Tras unos vinos y unos canapés rápidos, montamos en dos coches ya que somos siete y nos dirigimos a la ciudad.
Como ya os había contado todo está lleno, damos unas cuantas vueltas con el coche para nada, al final vamos al aparcamiento de la feria de muestras, y bajamos andando al centro, total son diez minutos a pie y podemos charlar antes de entrar en los bares, que con la música a tope casi no podemos ni hablar.
Al llegar a la calle Platerías todo está cortado, no se puede cruzar ni andando, es el momento justo en el que sale la procesión de la Iglesia de la Vera Cruz, los cofrades preceden los pasos, son cientos, el primero es el que representa mejor a iglesia, la Virgen sentada con su hijo Jesús ya muerto entre los brazos, expresión triste, lágrimas en los ojos y las manos alzadas al cielo pidiendo explicaciones a Dios por lo que ha pasado. Tengo que reconocer que las tallas que salen en las procesiones de Valladolid son increíbles, la mayoría del siglo XVI y están hechas por los mejores artistas imagineros de la época, la sensación de realidad es total al verlas. 
 
Después de cuarenta minutos viendo los pasos y escuchando el silencio solo roto por tambores y trompetas, ¡me pone la piel de gallina!, no soy nada religioso pero tengo que reconocer que esto es muy bonito; conseguimos pasar a través de la gente y vamos directos al Pub Dublín donde pedimos la primera ronda de copas.
 Mientras hablamos entre nosotros y con gente conocida de otras juergas, la veo a ella por primera vez. Es alta, delgada pero con unas curvas increíbles, su melena negra y larga supera con creces la mitad de la espalda, tiene unas piernas preciosas metidas dentro de unos pantalones muy ajustados y unos tacones de vértigo. Cuando se da la vuelta, descubro que su cara es increíble, parece tallada por los mismos artistas que hicieron el paso que acabamos de ver, tiene unos enormes ojos marrones, una sonrisa fantástica y unos labios que parecen pedir ser besados. Ella está tomando una botella de agua, habla con un chaval que carga varias bolsas, a mi entender de fotógrafo, más que nada por los objetivos que cuelgan de ellas y por la cámara súper sofisticada que tiene encima de la barra.
No soy el único que se ha fijado en ella, todo el Pub está atento a sus movimientos, varios moscones se acercan para presentarse, ella da dos besos a todo el mundo con una sonrisa, pero se nota en su mirada que la están agobiando. En ese momento decido echarla una mano, nadie se acerca a una mujer tan guapa si se creen que esta con otro hombre.
-Carlos, ¿Me ayudas?-, le digo al amigo que tengo más cerca.
-Si lo que quieres es conocerla olvídate, es demasiada mujer para ti, incluso para mí-, me dice dándome un pequeño toque con el puño en el hombro y moviendo la cabeza de manera negativa.
-No macho, no me refiero a eso, fíjate como la acosan esos petardos, si vamos nosotros y la rodeamos como si la conociéramos no irá nadie más a darla la coña-, le cuento mi plan.
Carlos habla con el resto del grupo, vamos todos a la zona de la barra donde ella y su amigo fotógrafo están colocados. Edu otro buen amigo se acerca a ella se la presenta y la dice que no se preocupe que nosotros la serviremos de muro ante tanto niñato salido.
Sorprendida no dice nada, mientras seguimos hablando de nuestras cosas, futbol, mujeres, trabajo y más mujeres, no somos ni mucho menos unos ligones cada uno tenemos nuestras historias, pero nunca llegan a ser nada serio, nos gusta demasiado la juerga y estar juntos como para que ninguna mujer pueda aguantarnos; Edu nos la presenta a todos, se llama Carla, la fotógrafa es ella no su amigo, el solo es su ayudante, tiene un estudio en Valladolid, la han contratado para que haga un reportaje sobre la Semana Santa de la ciudad, ahora se está tomando un descanso ya que ha empezado casi al amanecer con la llegada de los pasos a las iglesias después de una noche recorriendo las calles principales del centro y ha continuado todo el día con las procesiones diurnas.
Cuando llega mi turno noto que se fija mucho en mi. Charlamos un rato hasta que las trompetas de otra cofradía suenan en la puerta del bar, coge su cámara, cambia el objetivo y sale disparada casi sin tiempo para despedirse. Desde dentro veo como se pone en medio de la calle y el flas de la cámara comienza a saltar cada pocos segundos. Se puede poner en ese lugar gracias a la acreditación que lleva colgada del cuello, por eso antes tuvimos nosotros que esperar a que toda la cofradía pasara de largo, la policía no permite que nadie cruce la calle mientras ellos pasan.
La pierdo de vista varias veces, hasta que al final no la veo por ningún lado. Voy a pedir otra copa a la barra, me doy cuenta de que se han dejado uno de esos enormes objetivos junto a una de las columnas. Lo cojo a toda velocidad, aviso a Edu que voy a devolvérselo, salgo a la carrera entre la gente, no es fácil moverse, está todo muy lleno, voy mirando a la carretera sin tener suerte, no la encuentro, cuando alcanzo al paso tampoco la veo por ningún lado. Tras dar una larga vuelta para esquivar a todo el mundo descubro que se ha cruzado otra procesión y que es probable que ella les haya seguido. Vuelvo a correr pero ha desaparecido.
 
Tras media hora de carreras vuelvo al Pub con mis amigos, el objetivo aun en la mano. Pido la copa que antes no pude y les comento lo sucedido a todos. Me miran con ojos sorprendidos.
-¿Seguro que la seguías solo por eso José? ¿No quieres nada mas de ella, de verdad?-, pregunta Víctor con cara de viciosillo como siempre.
-No, no quiero nada, este cacharro vale una pasta y no puedo permitir que nadie lo coja para hacer el tonto con el, ya verás que disgusto se lleva Carla cuando descubra que lo ha perdido-, le cuento intentando que no se note lo mucho que me ha gustado ella.
Después de un par de copas más salimos todos juntos a la calle, ahora hay mucha menos gente, imagino que todo el bullicio se habrá desplazado a otra zona. Yo sigo llevando el objetivo en la mano por si acaso la encontramos otra vez esta noche.
Nos metemos en otro local, en el veo al joven ayudante de Carla, le doy el cacharro perdido a uno de mis amigos y le digo que lo esconda, me acerco al chaval.
-Buenas noches, ¿Me recuerdas de antes?-, le saludo.
-Sí claro que te recuerdo ¿Eres José verdad?-, me contesta.
-Sí, soy José, ¿Dónde has dejado a Carla?-, le pregunto.
Me mira sonriendo, me cuenta que su trabajo ya ha terminado por hoy, que Carla se ha ido al estudio que tienen para revisar todo el material, que estaba muy cabreada porque han perdido un objetivo muy caro y no tenían ni idea de dónde.
-¿Me podías dar la dirección del estudio? Por si alguna vez necesito unas fotos-, le digo mintiéndole, por la cara con que me mira me doy cuenta de que no se lo cree, pero de todas formas me da una tarjeta donde viene la dirección.
Aun tardo un buen rato en poder escaquearme de mis amigos. Después de un largo camino llego al estudio de Carla, en el hay un gran cartel donde pone “Estudio de fotografía, todo lo que imagines se hará realidad”, y unas cuantas cosas más, pero esta es la frase que me llama la atención. Desde la calle no se ve luz de ningún tipo, creo que he llegado muy tarde, aun así golpeo con los nudillos en el marco de la puerta, no contestan. Espero unos segundos y golpeo de nuevo, ¡aquí no hay nadie! Me alejo unos pasos y de repente se me ocurre una cosa.
Saco del bolsillo la tarjeta que me ha dado el ayudante de Carla, del otro el teléfono móvil, marco el número del fijo, a través de la puerta oigo como suena, tras varios tonos escucho su voz al otro lado del teléfono, pero es el contestador automático de la tienda. Solo me queda una oportunidad, marco el número del móvil suenan ocho tonos y cuando ya no me quedaba ninguna esperanza alguien contesta.
-¿Quién es?-, su voz suena tan dulce como en el Pub.
-Hola soy José, nos hemos conocido antes en el Dublín, os habéis dejado un objetivo y venía a devolvértelo-, digo muy feliz porque me coja el teléfono.
-¿Dónde estás?-, me pregunta sorprendida.
-En la puerta de tu estudio, me dio la dirección tu ayudante-, contesto.
-Espera uno momento, estoy en el cuanto de revelado y ahora no puedo salir-, me dice entusiasmada.
Espero casi veinte minutos, en los que no dejo de pensar en su sonrisa, en su mirada y en lo guapa que estaba cuando nos han presentado. En la calle hace frio y doy paseos de un lado a otro para intentar que los pies me entren en calor ¡Los tengo helados!
Escucho a mi espalda como se abre la cerradura de la puerta, me acerco rápidamente, Carla asoma la cabeza por ella.
-Buenas noches José, muchas gracias por haber venido y siento mucho haberte hecho esperar-, me dice dándome dos besos.
-Tranquila no pasa nada, ya sé que estás trabajando y que durante el revelado no puedes salir del cuarto oscuro-, su sonrisa es maravillosa.
La doy el objetivo, ella se queda mirándolo y me da un gran abrazo de agradecimiento.
-No te puedes hacer una idea de lo caro que es esto y del disgusto que tenía, he estado llamando toda la noche a las iglesias donde hemos trabajado, todos me decían que nadie lo había visto, ya pensé que lo había perdido para siempre-, la noto muy contenta.
-No ha sido nada, es lo menos que puedo hacer después de lo amable que has sido antes conmigo-, no dejo de dar pequeños golpecitos al suelo con los pies por el frio que tengo.
-No te quedes ahí, pasa dentro tienes que estar helado-, se aparta de la puerta y entro rápidamente.
La tienda es pequeña, con un mostrador de cristal donde tiene expuestos un montón de útiles y cámaras fotográficas, las paredes están cubiertas de retratos, en una estantería hay muchos álbumes de distintos tamaños y colores, aunque la luz está apagada y es difícil ver, ya que solo ilumina la estancia la poca luz que pasa por la cortinilla que sirve de separación entre esta zona y la trastienda.
-¿Qué te parece mi antiguo lugar de trabajo?-, me pregunta Carla.
-¡Antiguo! ¿Por qué dices eso?-, la contesto sorprendido.
-Esta semana es la última que trabajo aquí, hace tiempo que la gente no anda muy bien de dinero y ya casi nadie revela sus fotos, las prefieren tener en el ordenador-, se la nota triste al hablar del tema.
-¿Entonces cierras o qué?-, me pica la curiosidad.
-Sí, pasa dentro y lo veras tú mismo-, dice indicándome que la siga.
Entramos en la otra sala, es mucho más amplia, con los típicos paraguas de iluminación, algún foco colgado del techo de distintos colores y varias cámaras de fotos en sus trípodes apuntando a una pared de color blanco. Colgando del techo junto a esa pared hay distintos rodillos con ladrillos pintados, un cielo azul, una imagen típica de Paris etc… que se utilizan como fondo para reportajes fotográficos a petición del cliente o según la inspiración que tenga ese día el profesional. En un rincón se almacenan infinidad de cajas de cartón precintadas, en ellas está escrito a rotulador lo que tienen dentro. Ahora lo tengo claro, están desmontando el estudio para cerrarlo.
-Espera un momento tengo que hacer una cosa-, me dice alejándose de mí y entrando en lo que parece el cuarto oscuro.
Espero a que vuelva; mientras observo de nuevo todo lo que hay allí, no me puedo creer que esto se cierre, aunque pensándolo bien es cierto que yo, por ejemplo, no revelo una fotografía hace más de seis años, si todo el mundo hace lo mismo este negocio no puede funcionar.
-Ya está ¿Quieres ver el proceso que sigo para revelar un carrete?-, me pregunta desde la puerta.
-Por supuesto que si-, estoy entusiasmado, solo lo he visto en películas y en algún documental.
Entramos juntos en el cuarto oscuro. Carla cambia de la luz blanca del fluorescente a una pequeña bombilla roja que cuelga del techo, de un bote pequeño saca un carrete de fotos y lo abre tirando de la película por completo, a continuación sumerge el rollo en un líquido que según me va diciendo ella es el líquido revelador. La magia comienza en un minuto, la película se llena de imágenes, en ese momento la coge con unas pinzas y la introduce en otro recipiente con agua y ácido acético, a esto se le llama detenedor. Los negativos pasan a otro recipiente con líquido fijador y después de aclararlos los deja colgados unos minutos en un pequeño cable que va de una pared a otra del habitáculo.
 
Aprovechamos este rato de secado para charlar un poco, Carla me cuenta que está muy triste porque se va de nuestra ciudad, pero que por otro lado la hace mucha ilusión su nueva vida en Madrid, donde un gran estudio la ha contratado para hacer reportajes de prensa, que tiene miedo también ya que el sueldo fijo es muy bajo y que solo lo compensara dependiendo del precio que los medios de comunicación paguen por sus fotos, de las cuales ella se llevara una comisión. También me dice que en los periodos de vacaciones va a recorrer mundo haciendo fotografías que venderá como Freelance o agente libre cuando regrese a España.
Mientras habla no puedo dejar de mirarla, sus facciones se acentúan con esta luz roja, sus ojos se han convertido en dos puntos negros que me atraen sin remisión, a pesar de estar muy atento a todo lo que me cuenta no puedo hacer otra cosa que desearla cada vez más.

Suena un despertador que ella antes había programado.
-Ya tienen que estar secos, ahora vamos a positivar-, la miro sin entender nada, -vamos a poner la imagen del negativo sobre papel como en las fotos de toda la vida-, me explica y sonríe.
La magia continua, de cada negativo va saliendo su copia en papel, todas las fotos en blanco y negro, las va dejando colgadas para que se sequen después de haber pasado también por varios líquidos.
Cuando salimos del cuarto oscuro siento frio, dentro la humedad, el calor y los productos químicos hacen que la atmosfera sea asfixiante.
-¿Te apetece una copa? Creo que hay algo de ron por aquí y estoy segura de que tengo refrescos, hielo y vasos en algún sitio-, acepto con un gesto, ella busca en una de las cajas los vasos, mientras yo saco los refrescos y la botella de ron del frigorífico.
No encuentro el hielo que Carla decía pero con el alcohol frio y las latas aún más frías tampoco nos hace falta. Preparamos juntos dos copas, brindo con ella por una velada maravillosa y una lección de revelado magistral. Durante la conversación siguiente se me ocurre decir, sin ninguna intención, que a mí nunca me ha hecho nadie un reportaje fotográfico, que odio salir en las fotos. Carla me cuenta que a ella tampoco, que siempre ha estado del otro lado de las cámaras, deja su segunda copa apartada a un lado y enciende toda la parafernalia que suele utilizar para sus reportajes.
-Hoy va a ser el día de tus primeras fotos, primero te las hare yo a ti y luego me las harás tu a mí y si quieres después nos fotografiamos juntos-, la idea me parece genial.
Me levanto de la butaca donde he estado la última hora escuchándola hablar y me dispongo a ayudarla en todo lo que necesite. Mientras lo preparamos  nuestras miradas se encuentran en varias ocasiones, la forma de mirarnos ha cambiado, ahora es más intensa por parte de los dos. En un momento dado nuestros rostros están tan cerca que solo con estirar los labios creo que la podría besar. Estoy seguro de que Carla me desea tanto como yo a ella, nuestros cuerpos empiezan a necesitarse y a experimentar cambios agradables.
 
Cuando ya está todo listo me pide que me coloque en el centro de los focos, y que empiece a improvisar poses, soy un desastre para eso pero poco a poco me animo e intento sacar lo mejor de mí, sin dejar de mirarla ni un segundo para sentirme inspirado. Cuando la toca a ella sus ojos no se apartan de los míos mientras acaricia su cuerpo y hace que una erección comience a aparecer en mi entrepierna, hay un momento en el que sin darme cuenta dejo pulsado el disparador durante unos segundos y cientos de fotos saltan de continuo.
 
Carla me pide que me acerque a ella con el mando a distancia que hace funcionar las tres cámaras colocadas alrededor nuestro. Nada mas dárselo comienza a pulsarlo mientras me besa con pasión y deseo. Yo no puedo dejar de acariciar su cuerpo mientras la voy desnudando veo como los flases se disparan. Saco la camiseta que tiene puesta por su cabeza, me agarro a sus pechos y los beso a través del sujetador, ella echa la cabeza hacia atrás y comienza a respirar con más fuerza.
 
Lentamente desabrocho sus pantalones, meto las dos manos por detrás, aprieto con fuerza los glúteos atrayéndola hacia mí y rozando mi erección contra su cuerpo, la excitación aumenta, los dos ronroneamos sin dejar de besarnos. Con habilidad suelto el sujetador que oprime sus redondos y duros pechos, lamiendo y mordiendo los grandes e inhiestos pezones, mi boca se llena de ella, con la lengua los acaricio, los presiono y siento su calor.
 
Pongo a Carla de espaldas a mí, bajo poco a poco los pantalones que cubren sus largas piernas, besando su espalda, sus glúteos, sus muslos. Cuando los tiene completamente quitados empiezo el recorrido inverso haciendo una pausa larga entre sus nalgas, ella pone el culo en pompa y mi lengua llega a su vulva caliente. La tela del tanga me deja sentir lo mojada que esta, la aparto un poco y saboreo sus fluidos salados. Rápidamente me quito el pantalón y la ropa interior, sin cambiar de postura y sin quitarla el tanga la penetro con fuerza, aparto con ambas manos sus nalgas para entrar todo lo que puedo y una vez allí me agarro con fuerza a sus pechos sin dejar de empujar.
Mis sentidos están disparados, mi piel está completamente erizada con el roce de su cuerpo, mi olfato disfruta con el olor a sexo que flota en el ambiente, mis oídos escuchan el ritmo de sus gemidos para acompañarlos con mis movimientos de cadera, mi gusto aun lleno de su sabor y mi vista, algo estresada por los continuos flases que lo llenan todo, se sorprende al vernos reflejados en un espejo cercano, esta ultima sensación es increíble ya que al verme con ella es como si pudiera observar desde fuera de mi cuerpo como hago el amor con alguien que siempre habría deseado.
 
Tras varios minutos en la misma posición y sin parar de penetrarla Carla tiene un orgasmo espectacular. Ella coge una silla cercana, me pide que me siente en ella, momento que aprovecho para quitarme la ultima prenda de ropa, no hay nada menos excitante que un hombre desnudo con los calcetines puestos; se coloca entre mis piernas de rodillas, tras besármela con delicadeza, como pidiendo permiso para algo, se la mete en la boca haciendo que sus labios la rocen desde la punta hasta el final,  la agarra con las dos manos apretando con muchísima fuerza, siento cada latido de mi corazón con si fueran a reventarme las ya hinchadísimas venas del pene. Acaricia con los dientes el glande haciendo que sienta escalofríos, para a continuación pasar por el mismo lugar la lengua caliente, haciendo que el escalofrió se convierta en placer, se la traga entera y vuelve a empezar.
 
Carla se monta a horcajadas sobre mí, aun estoy sentado en la silla, se la clava entera y la saca casi por completo de su cuerpo, esta tan mojada que siento como un liquido cálido escurre por mis muslos. No tarda en tener otro orgasmo y a mí tampoco me queda demasiado, pero ella se da cuenta y baja tanto el ritmo que tengo la sensación de que apenas se mueve.
-¿Quieres ver cómo me follas?-, me pregunta ella.
Yo solo asiento con la cabeza. Me pide que me tire en el suelo boca arriba, ella desaparece entre las sombras de la sala y vuelve enseguida con un gran cojín que coloca detrás de mi cabeza, se pone en cuclillas sobre mi dándome la espalda y tras penetrarse con mi miembro  de nuevo comienza ha mover el culo de arriba abajo, al principio lo hace muy lento y por supuesto en esta postura veo como entra por completo en su vagina y como sale justo hasta el glande. Va aumentando el ritmo hasta que yo no puedo mirar, de tanto placer he echado la cabeza hacia atrás y he cerrado los ojos.
 
-Carla me voy a correr, no puedo mas-, la digo entre las convulsiones de mi cuerpo.
Se levanta de golpe, lo para todo dejándome a medias pero con una sensación de placer increíble. Se coloca de nuevo en cuclillas pero esta vez sobre mi cara dejando que me la coma entera o mejor dicho follandose mi cara, llena mi boca, mi nariz y mi barbilla de su jugo, siento como gotea por la comisura de mis labios, lo único que tengo que hacer es sacar la lengua y moverla con velocidad cada vez que su clítoris pasa por mi boca, no tarda nada en tener otro orgasmo.
 
Sin detenerse a descansar se monta de muevo sobre mi erección, la introduce hasta el fondo de su sexo, comienza a moverse salvajemente yo aprovecho para agarrar de nuevo sus pechos y pellizcarla los pezones. En el momento que siento sus gemidos con más fuerza la sujeto por las nalgas y comienzo a marcar un ritmo acelerado a la vez que me dejo llevar. La eyaculación y su orgasmo se acompasan, van de la mano, siento que el corazón se me va a salir del pecho y Carla se deja caer sobre mi agotada.
 
Nos besamos y acariciamos durante un largo rato, sin que las cámaras dejen de disparar ni un solo instante. Apuramos las copas que tomábamos antes de empezar con todo esto y Carla me dice que tiene muchísimo trabajo, que por favor me vaya.
Me ha dejado sorprendido, no me lo esperaba, me visto y me despido de ella que parece no inmutarse. No entiendo nada y no sé si habré hecho algo mal, pero es su deseo, así que nos despedimos y tras salir ella cierra la puerta por dentro y la pierdo de vista en el interior de la tienda. Me voy andando, pensando en que errores puedo haber cometido, en lo que he disfrutado y en lo mucho que ella parecía disfrutar también. Tres calles más adelante me encuentro con dos de los amigos con los que había salido esa noche, los demás ya se han marchado, me invitan a una copa y decido emborracharme, no sé si para olvidar o para no sentir.
De todo esto hace ya seis meses, casi he olvidado a Carla aunque cuando paso por una tienda de fotografía aun me siento extraño.
Carlos, Edu y Víctor han venido a buscarme a casa, acaba de terminar el verano, entre vacaciones y demás apenas nos hemos visto. Después de unos pinchos y unos vinos les llevo en coche al centro, volvemos al Pub Dublín, no entraba desde aquel día, después de la primera consumición vemos como un grupo de pringaos agobian a una tía que esta buenísima, nos miramos y decidimos hacer la misma maniobra de hace seis meses. Esta vez el que se queda hablando con la chica es Víctor, los demás después de tomar la copa salimos a la calle a que nos dé el aire y a fumar un cigarro.
-José ¿Ese tatuaje del cartel, no es parecido al que tienes tu en el brazo?-, me pregunta Carlos.
-No, no es parecido, es el mío-, le digo mientras miro la fotografía alucinado.
-¿Y qué hace en el cartel que anuncia una exposición?-, pregunta ahora Edu.
-No tengo ni idea, pero me gustaría saberlo-, les digo.
-Es fácil, la exposición es cuatro calles más allá, vamos a verlo y así nos enteramos-, propone Carlos.
Sin contestarle, vamos todos hacia la galería de arte que se anunciaba en el cartel. Al llegar mi sorpresa aun es mayor. Flanqueando la puerta de entrada hay dos carteles, uno con el tatuaje del brazo derecho que ya habíamos visto y el otro con el que tengo en el brazo izquierdo, como si fueran columnas decoradas. Nada más entrar en galería me quedo con la boca abierta, por todas partes hay fotos mías colgadas, en algunas estoy solo, en otras con Carla.
En ninguna de ellas se ve mi cara, pero sé que soy yo y mis amigos también lo saben. Las paredes de la galería son completamente blancas y las fotografías son en blanco y negro, con lo que el contraste hace que sean preciosas, pero yo me muero de vergüenza.
-No decías que aquella noche no había pasa nada, pues no es lo que a mí me parece-, dice Carlos con los ojos como platos.
-Pues dirás lo que quieras pero a mí me parece que fue una de las mejores experiencias de tu vida-, dice Edu con sorna.
La verdad es que estoy impresionado, a la vez que halagado. Las fotos son preciosas en ninguna se ven nuestros órganos genitales con lo que la pornografía no existe por ningún lado, es más, solo de verlas me llegan muchos recuerdos a la mente que hacen que incluso me excite un poco.
Unas manos me cogen por detrás de la cabeza, una voz conocida y sensual suena en mi oído.
-Espero que te gusten y me alegro de que hallas venido-, me dice Carla.
-Yo no lo sabía, ha sido toda una sorpresa-, la digo mientras la miro de arriba abajo.
Esta aun más guapa que la noche que la conocí, sus ojos juegan con los míos, cuando veo que mira hacia la botonera de mi pantalón, donde se empieza a adivinar una erección.
-Veo que las fotos te traen buenos recuerdos, no te vayas muy lejos y esta noche hacemos otro reportaje-. 

                                                                                              J.M.LOPEZ

8 comentarios:

  1. Voy a compartir en Tumblr los relatos de un paisano que me ha permitido recorrer mi pequeño gran centro histórico de mi ciudad natal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, me alegro que te gustara.

      Eliminar
  2. Tremendo!!!!
    Ha merecido la pena esperar,me encantó.
    Enhorabuena.
    Hasta el miércoles. Besis,;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo bueno que tiene una larga espera, nunca sabes con que te vas a encontrar.
      Me alegro mucho de que te haya gustado, seguro que el del próximo miércoles también te gustara.
      Besos.

      Eliminar
  3. Hola, José. ¡Por fin llego! He leído detenidamente este relato tuyo... que va desde dentro hacia fuera.
    Me gusta la variedad de tus ideas y como las plantas sobre el papel.
    Felicidades de nuevo. Buen trabajo.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, me encantan tus comentarios y los agradezco de corazón. Intentó que las historias sean distintas aunque cada vez cuesta un poco más.
      Besos de pecado.

      Eliminar
  4. Me ha gustado bastante cómo llevas al lector por la historia. Y también tu manera de describir escenas sexuales, de un modo explícito pero sin caer en la chabacanería vulgar que tanto abunda. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario, intento no ser vulgar y reconozco que hay muchas veces que es difícil.

      Eliminar

Se agradecerán los comentarios que sirvan para mejorar.